Se encuentra usted aquí

Como en casa… tu salud y economía te lo agradecerán

Una de las recomendaciones para mejorar nuestra alimentación es que debemos comer  por lo menos cinco veces al día. Este hábito permite mantener una dieta balanceada, suficiente, adecuada y variada.

Los estudiantes universitarios, por sus estilos de vida, muy pocas veces cumplen con este hábito. Estamos frente a un individuo estresado, lleno de trabajo y muchas veces mal alimentado, con alteración en los horarios de comida, si es que las cumplen. Además se agrega otra situación, que el comer en la calle, ya sea en cafetines, comida chatarra o restaurantes se vuelve casi imposible, debido al costo de los alimentos en estos establecimiento, que por sí no son saludables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existen en los campus universitarios establecimientos dispensadores de alimentos que forman parte de la estructura de la Universidad; este es el caso de los comedores universitarios. En ellos, se expenden comidas que generalmente están ajustadas al “deber ser” para los estudiantes universitarios, tanto en lo económico como en lo nutricional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin embargo, existen estudiantes que no visitan los comedores universitarios, por varias razones, entre ellas, es que estas personas se llevan sus alimentos de casa para ser consumidos durante el día.

 

 

Es necesario conocer que es lo ideal al momento de empacar alimentos para consumirlos posteriormente. Aquí unos tips:

1) Planifica lo que comes. Esto te hará gastar menos dinero y comer más sano. Te invito a visitar: http://www.nutrisimon.proyectos.usb.ve/node/172

2) Lava tus manos antes, durante y después de preparar los alimentos que se van a trasportados.

3) Asegura que tu vianda contenga alimentos frescos y saludables

4) Estos alimentos que van a la universidad deben cumplir con las siguientes características: deben ser programados (debes saber cuanto tiempo van a estar empaquetados antes de ser consumidos), en cantidades acorde a las recomendaciones nutricionales, seguros (según la cocción, temperatura y conservación del alimento) y variados (debe haber alimentos de los diferentes grupos), a este respecto te invito a visitar: http://www.nutrisimon.proyectos.usb.ve/node/12

5) Trata que estas comidas sean prácticas y fáciles de transportar, por ejemplo pollo en ensalada verde en vez de sopa.

6) Prefiere envases de acero inoxidable. Si vas a llevar de plástico trata en lo posible que sea libre de BPA, si calientas al microondas prefiere aquellos que sean especial para ello y no olvides cambia el envase una vez que se empiece a deteriorar.

7) Si el alimento es caliente trata de colocarlo en un bolso que mantenga el calor y si es frio coloca una compresa fría. Esto mantendrá en mejor estado tu alimento.

8) Al planificar tu  vianda de alimentos debes tomar en cuenta que el plan de comida que vas a llevar tiene que ser balanceado, conteniendo:

1.- Alimentos que proporcionen energía (como pan integral, cereal integral, galleta integral, panqueca, arepa, cachapa)

2.- Alimentos de origen animal bajos en grasa (como tortilla de huevo, huevos duros, jamón de pollo o pavo, pollo a la plancha etc.)

3.- Alimentos lácteos; preferible descremados (leche, queso, yogurt, etc.)

4.- Alimentos con grasa vegetal ( maní, avellanas, aguacate, aceitunas)

5.- Alimentos con alto contenido de fibra, vitaminas y minerales (frutas y verduras). Si llevas algunas frutas, como la manzana, no le quietes la piel para que no se oxide, o colocales limón, yogur o miel para evitar este proceso 

6.- Agua para garantizar tu hidratación

 

 

 

 

 

Usa tu vianda para llevar tus comida principales o tus meriendas, de esta forma garantizas una mejor alimentación y por ende un mejor hábito.

Y recuerda tu cuerpo y tu economía te lo agradecerán.

 

Por María Gabriela Flores G.