Se encuentra usted aquí

Planificando tu alimentación

La mejor forma de lograr un estado nutricional adecuado es incluir varios alimentos a la dieta diaria.

Una de las mayores preocupaciones en ciertas personas es el contaje de calorías ingeridas en el día, lo cual mucha veces se acompaña de errores en la percepción nutricional e incluso en sensación de ansiedad y culpabilidad al alimentarse. En vez de estar demasiado preocupado contando las calorías consumidas, se recomienda tomar atención en la variedad, cantidad y tipode alimento que se ingiere. Esto permite tomar decisiones más saludables.

Por el ritmo de vida que  llevamos actualmente, y más cuando se acude a la universidad, se llega a tener menos tiempo para tomar las riendas, consciente y formalmente, de la planificación de nuestra alimentación. Es por ello que tendemos a comer a deshora, a omitir comidas y a comprar alimentos calóricos en la calle. Esto trae repercusiones negativas en nuestro estado nutricional y, en consecuencia, en la salud.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la planificación de las comidas es el punto más importante para mejorar la alimentación.

Para comenzar la planificación de la alimentación, la persona debe estar clara sobre comidas favoritas, costumbres alimentarias, tiempo destinado a las compras, recursos económicos para la alimentación y haber hecho un inventario con lo que cuenta en el hogar, esto evita despilfarro y errores.

Por eso se recomienda que la persona se concentre en encontrar alimentos de fácil adquisición, que sean nutritivos, que puedan prepararse de forma sencilla y sean aceptados por el grupo familiar. Esta tarea facilita la posibilidad de sustitución de un alimento por otro similar, en el caso de ser costoso, no haber disponibilidad del mismo o ser muy laborioso en su preparación, con lo cual se gaste demasiado tiempo; además permite variar la alimentación evitando que se haga monótona.

Lo fundamental para planificar la alimentación es conocer los grupos de alimentos y las recomendaciones nutricionales. Para aprender sobre estos grupos de alimentos se sugiere visitar la siguiente página: http://www.nutrisimon.proyectos.usb.ve/node/12

Se ha establecido que lo más adecuado es la planificación de la alimentación de forma semanal, ya que si se realiza por más tiempo se pone en riesgo la inocuidad de ciertos alimentos que se consumirán.

Además, estas recomendaciones de consumo diario y semanal, permiten realizar una lista de compras que incluya alimentos que cumplan con los requerimiento nutricionales familiares o individuales.

Con respecto al número de comidas/diarias son varios los estudios que sustentan que se deben consumir cinco comidas al día. Por lo tanto, lo ideal sería realizar: desayuno, merienda media mañana, almuerzo, merienda media tarde y cena.

De acuerdo a la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, el desayuno es muy importante ya que su aporte energético y nutricional permite lograr un adecuado rendimiento físico e intelectual para las actividades laborales y académicas diarias. Además es indispensable para equilibrar la ingesta de alimento durante el día y puede contribuir a la prevención de la obesidad infantil.

 

 

Las meriendas son comidas con poco contenido calórico que deben ser consumidas entre las comidas principales. Aportan nutrientes y energía indispensable para cubrir el requerimiento nutricional del individuo, evitan la aparición de “ansiedad por comer” y son indispensables a nivel metabólico, por lo que no deben ser omitidas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El almuerzo es considerado una de las comidas principales. Muchas personas, ya sea por trabajo o estudios, tienden a no consumir el almuerzo, permaneciendo varias horas sin ingesta de alimentos; esto trae consecuencias muy negativas en el metabolismo y a la larga en el estado de nutricional y de salud.

 

 

 

 

 

La cena es, generalmente, la última comida del día. Se debe procurar consumir aquellos alimentos del Trompo de Alimentos (recomendaciones nutricionales de Venezuela) que no se hayan consumido durante el día, que sean fáciles de digerir e igualmente combinados de manera balanceada.

 

 

 

 

 

En conclusión, al planificar sus alimentos, cada vez será más fácil tomar mejores decisiones sobre su alimentación, contando con una variedad saludable y sin olvidar el dicho que dice: “uno es lo que come”.

 

 

Por María Gabriela Flores G.