Se encuentra usted aquí

Importancia de hábitos saludables en jóvenes universitarios

 

Una etapa crítica en la adquisición y mantenimiento de buenos hábitos, ocurre en la  vida universitaria, donde los estudiantes pasan a una rutina cargada de estrés, malos hábitos de alimentación y de inactividad física; lo cual puede ser reflejo de hábitos poco saludables en la edad adulta y conducir a la negativa a comer o comer en exceso.Así, la práctica de hábitos saludables durante la etapa universitaria, a veces, puede ser más difícil que tratar de pasar un examen de física cuántica o bioquímica.

A veces, la falta de concentración, la pérdida de energía y la mala calidad de vida en general, son sólo algunos de los efectos negativos que se producen cuando el cuerpo no está recibiendo los nutrientes adecuados que necesita o también porque está sometido a una alta carga de angustia, a poco descanso, a hidratación deficiente o porque está expuesto a sustancias nocivas como cigarrillo, alcohol o drogas. Si este es tu caso debes analizar un poco tu estilo de vida.

Desde el punto de vista nutricional, los estudiantes universitarios necesitan consumir una dieta saludable y balanceada. Se ha encontrado que los universitarios no cumplen con las recomendaciones dietéticas para cubrir sus necesidades. Muchos estudiantes consumen altas proporciones de grasa y / o azúcar y tienen una menor ingesta de vitamina A, ácido fólico, fibra, hierro, calcio y zinc.

En contraste a lo que parece, los universitarios sí pueden hacer mucho para mejorar su estilo de vida y su alimentación. Comer bien no significa que debes ser fanático de la comida sana  (un estilo de vida saludable permite ingerir algún snack de vez en cuando, ya que no es la perfección sino la perseverancia en tu estilo sano de comer y de vivir). Incluso algunos cambios simples harán una gran diferencia. Te sentirás mejor y llevarás una vida más saludable.

Presta atención a tu conducta, aumenta tu conciencia sobre ti mismo, porque en algunas ocasiones comemos un alimento o participamos en una práctica poco saludable, y no caemos en conciencia de ello. Lo que se conoce se puede cambiar, lo que se desconoce pasa desapercibido.

Entonces, ¿cómo puedes evitar caer en hábitos no tan saludables en el campus de la universidad?

  1. Reduce el consumo de bebidas azucaradas como los refrescos y bebidas tipo té. Versiones sin azúcar siguen siendo dañinas porque pueden tener un efecto negativo en la salud ósea y dental. El agua es la bebida más saludable.
  2. Mantén fruta fresca en casa para meriendas rápidas.
  3. Desayuna todos los días, recuerda que es una comida importante y da la energía necesaria para iniciar con tus actividades.
  4. No omitas el almuerzo o la cena.
  5. Ayuda con la cocina y piensa en nuevas formas de crear alimentos saludables, pero que sean de fácil y rápida elaboración. Mejora la elección de métodos de cocción, por ejemplo, grillar, saltear, hornear, hervir, en vez de freír. Usa tu horno tradicional o de microondas.
  6. Reduce el tamaño de la porción de alimentos, pero aliméntate más veces al día, te sonará trillado pero las meriendas son indispensables. Esto te lleva a mantener horarios regulares y sanos de alimentación.
  7. No agregues sal a tu comida.
  8. Baja el consumo de alimentos ricos en grasa y azúcares. Piensa que hay comidas rápidas más saludables.
  9. Cambia tu lugar de encuentro con amigos. Si te exiges para elegir tu ropa y donde la compras, exígete escoger restaurantes más saludables.
  10. Cambia la forma de pensar acerca de los alimentos: Hay muchos mitos sobre la alimentación saludable. No hagas la elección de alimentos sobre la base de falsas creencias, como por ejemplo la eliminación total de carbohidratos en la dieta o el consumo en exceso de proteínas, ya que estas dietas pueden fallar en alguno de los nutrientes que se podrían obtener con una alimentación balanceada.
  11. Reduce el café o bebidas estimulantes para quitarte el sueño y procura dormir por lo menos 7 horas al día. Planifícate y verás que la administración de tu tiempo (de descanso y de otras cosas más) no la tienen tus profesores o tus asignaturas sino tú mismo.
  12. Haz una rutina de ejercicio que te funcione. Las primeras semanas en la universidad tienden a ser extenuantes, pero una vez que conozcas los horario de clases, averigua horarios convenientes para realizar ejercicio físico y es importante que esta actividad te guste.
  13. Mantén el equilibrio. Trata de tranquilizarte, de controlar tu estrés, muchas otras personas pasaron por lo mismo que tú y triunfaron, así es que establece tus metas y cúmplelas.
  14. Reduce el uso de sustancias tóxicas como alcohol o cigarrillo.

Es seguro que si logras convertir estos hábitos en parte de tu estilo de vida te sentirás mejor. Es sólo cuestión de estar dispuesto y poner voluntad para cumplirlos en la medida que te sea posible. A continuación se deja un video que te puede ayudar a establecer tus prioridades y crear hábitos sobre cualquier situación, como estudiar, comer o hacer ejercicio.

Por María Gabriela Flores G.

 

https://www.youtube.com/watch?v=3_ZoOpCd9Ss&index=10&list=PL062DEB56C1929546